La Terapia craneosacral es una técnica no invasiva de palpación. Se utiliza para detectar los movimientos biológicos sutiles y ayuda a restablecer los procesos naturales en el reequilibrio del cuerpo.

Una vida sana y equilibrada en todos sus niveles implica que el ritmo del LCR vaya fluidamente por todo el organismo y que el movimiento de flexión y extensión se realice por todo el cuerpo.

Con un suave contacto de escucha, el terapeuta percibe y detecta las pulsaciones del sistema, los movimientos de bloqueo  que indican tensión  del  SCS, detecta desajustes en el movimiento de flexión y extensión  transmitido a todo el cuerpo a través del sistema fascial, (el sistema fascial es un sistema funcional que hace de sostén, conexión muscular y visceral) la restricción de esta fascia puede alterar la estructura del cuerpo y afectar en su función. El contacto terapéutico consiste en ayudar al paciente a restablecer el movimiento natural del sistema mediante la desaparición de esas resistencias.

Se recomienda como tratamiento preventivo  ya que mejora el sistema inmunológico y aporta mayor energía, calidad de sueño y equilibrio físico y mental.

El SCS tiene la función vital de mantener el medio en el que funciona el sistema nervioso central.

El cerebro y la médula espinal están dentro del Sistema Nervioso Central, por lo tanto es fácil comprobar que el SCS posee una acentuada influencia sobre las funciones corporales.

La vida, la energía, el espíritu y el Aliento de Vida crean unas ondas de fluctuación rítmica llamadas mareas. La manifestación de estas mareas en los tejidos muestra una distribución eficaz del Aliento de Vida y esto indica que hay salud.

Es un tratamiento seguro y muy eficaz.